Competencia sobre Agua, Energía & Ambiente

Bienvenido al sitio web de Elemento Vital

Tierra para volar

La entrevista de Jorge Romano al Arquitecto Martín Fourcade, mostró la sensibilidad de un hombre comprometido con sus orígenes. Su infancia y su trayecto formativo, transitó en su Córdoba natal, provincia a la que abrazó y donde dio los primeros pasos profesionales, para posteriormente ampliarse junto con sus socios, Gastón Atelman y Alfredo Tapia, al abrir un estudio en la ciudad de Buenos Aires.

La posibilidad de diseñar el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, MALBA, a partir de resultar ganadores de un Concurso Internacional, se constituyó como un disparador para posteriores proyectos, a la vez que prestigio y reconocimiento.

Hijo de arquitectos, Fourcade asegura que su elección no fue influenciada por sus padres, quienes siempre lo alentaron a estudiar aquello que le gustara.  En la actualidad, alterna la práctica con la teoría, al desempeñarse como docente en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad Argentina de la Empresa, UADE, en C.A.B.A.  Y es allí donde intenta transmitir a sus estudiantes la fe para transformar al mundo, al trabajar sobre “la idea de que uno puede intervenir para generar escenarios que sean superadores para la gente, para uno mismo, para la comunidad”.  Fue posiblemente con ese pensamiento, que tomó prestado de una hermana el concepto  de “tierra para volar”, espacio en el que la arquitectura está presente y fluye.   Y concluye que  “en nuestra profesión somos bendecidos por eso, porque tenemos la capacidad y la obligación de darle a nuestros clientes, a través de nuestros proyectos, alas para sus sueños. A la vez es una profesión generosa con nosotros mismos, porque nos está dando alas para nuestros propios sueños”.

Agradecido, humilde e introspectivo, recordó en la charla con Jorge Romano, a personalidades que lo han marcado a lo largo de su recorrido y que lo siguen haciendo, tales como  Le Corbusier, César Pelli, Emilio Ambasz, Amancio Williams, entre tantos otros.

Rodeado de desafíos por delante, como el aeropuerto en Catamarca, con sus dos miradas: aquella que da entrada a la región, al igual que aquella que se erige como salida al mundo; sostiene  que la arquitectura es un espacio en el que comulgan la poesía y la tecnología. Y en ese encuentro,  Fourcade brinda por la curiosidad, “para que siempre esté despierta”.
 
Si querés volver a ver esta charla, podés hacerlo en la emisión del 25 de MARZO de 2018.